Ahí tienes México

Posted on

Por: Meg

Por cada despensa, lonche o tinaco que aceptaste a cambio de tu voto,

eso sí, sintiéndote “muy listo”  porque sabes sacarle provecho al político en turno,

y crees que les estás viendo la cara…  cuando la realidad es que estás malbaratado el bienestar de tu familia…

Ahí tienes México

Por las veces que preferiste leer  “espectáculos” o “sociedad” antes que la nacional,

Ahí tienes México

Por cada vez que frente a tus amigos dijiste: “qué hueva la política” o “de qué sirve mi voto si siempre ganan los mismos”…

Ahí tienes México

Porque estuviste muy enterado de la boda de Gaviota y Peña Nieto

pero no identificas -el nepotismo- teniéndolo enfrente,

con los hermanos Moreira en Coahuila, sólo por citar algún ejemplo…

Ahí tienes México

Porque eres muy líder o muy creativo en redes sociales cuando se trata de hacer chistes de la bobada en turno,

pero no sabes a cuánto asciende la deuda de tu estado o qué se está haciendo con el dinero de tus impuestos…

Ahí tienes México

Porque te encanta estar regando noticias negativas que sólo generan  histeria colectiva sólo porque así -sí te ponen atención cuando hablas-

Ahí tienes México

Porque eres muy bueno para criticar el supuesto alcoholismo de Calderón…

cuando orinas tu sueldo cada sàbado

Ahí tienes México

Porque estás harto de ésta lucha contra el narco que sólo está dejando muertos…

pero no eres capaz de ponerle límites a tus hijos, mucho menos sabes dónde andan y haces -nada- por informarte con quién se relacionan.

Ahí tienes México

Cuando crees que se acaban los problemas si  no enciendes la televisión ni lees noticias…

Ahí tienes México

Cuando te has resignado a entregar tu país a la delincuencia  pues:

no participas, no te asocias, no discutes, no cuestionas, no lees, tomas ventaja cuando puedes, te pasas la luz roja si no te están viendo, piensas que décadas de letargo se van a resolver en un sexenio y es sólo responsabilidad de políticos.

Si tenías alguna duda de por qué tu país está como está, por qué se han cerrado negocios, por qué se ha deteriorado el turismo o de quién es culpa que no puedas salir a la calle sin tener miedo… pues

Ahí tienes México

 


Estoy perdid@, no encuentro mi brújula moral

Posted on

El mundo gira muy rápido, lo que hoy es noticia el día siguiente parecerá muy lejano… o con una analogía al estilo Twitter: el Trendind Topic de hoy mañana nadie lo recordará… (para muestra, Japón)

 

Recuerdo cuando estaba en la secundaria, llevábamos una clase que se llamaba “formación de valores”, a través de la combinación del estudio de casos y el debate, nos planteaban dilemas éticos y opinábamos al respecto, en mi escuela trataban de “prepararnos para el mundo”, en ese momento no lo entendía; en aquel entonces, las opiniones estaban muy definidas y esas situaciones me parecían lejanas.

 

Hoy, cuando leo titulares de periódicos, cuando veo la “calidad” de la info que circula en los medios, me asqueo y me decepciono, tanta información me satura… todo es tan relativo… ésta realidad me decepciona.

 

Las opiniones de varios políticos o jerarcas eclesiásticos no son la mejor brújula pues sus juicios tendenciosos y la discordancia entre sus actos y lo que profesan provocan flojera y risa irónica.

 

Muchos dirían que no hay que tomarse la vida tan en serio,  ¿será?

 

¿Mantenerse al margen y no embarrarse?… Ver avanzar el mundo, por un camino que sabemos que está algo lejos de ser el correcto… ¿y no hacer nada?

 

NO, probablemente no haya una solución fácil, pero me niego a quedarme quieta, a criticar sólo hasta que sea época de elecciones o a proponer medidas hasta que “le lleguen” a algo (o a alguien) que me duela…

Por eso, en lo que llegan ideas claras, propuestas, aquí un extracto de un discurso que data de 1996, su autor Joe  Wright. Causó controversia en el momento de su proclamación, pero lo importante no son los callos que pisó en aquel entonces sino que ojalá el leer esas líneas pueda incitar un poco a la reflexión. No importa el medio, sólo el mensaje. Siempre podemos cambiar el rumbo, el punto crucial es saber a dónde.

Meg


Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores

Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso “suerte”

Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado “ayuda social”

Hemos matado a nuestros hijos que aun no han nacido y lo hemos llamado “libre elección”

Hemos abatido a nuestros condenados y lo hemos llamado “justicia”

Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado “desarrollar su autoestima”

Hemos abusado del poder y lo hemos llamado “política”

Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo hemos llamado “tener ambición”

Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con groserías y pornografía y lo hemos llamado “libertad de expresión”

Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado “obsoleto y pasado”